martes, 23 de abril de 2013

CABALLERO BONALD: PREMIO CERVANTES 2013

El escritor gaditano,José Manuel Caballero Bonald,recibe hoy el Premio Cervantes de las Letras por su larga e importante trayectoria literaria, tanto en prosa como en verso.Dicho premio está considerado como la más alta recompensa en lengua española.Entreguerras (Seix Barral)es su última obra publicada, una especie de memorias poético-narrativas, en las que vuelca
todo su aliento literario.
 .
 "...Me hice escritor porque antes había leído a escritores que me abrieron una puerta, enriquecieron mi sensibilidad...Tuve un profesor de literatura, culto y afectuoso, que me facilitó una especie de florilegio hecho por él de las más llamativas aventuras de D. Quijote..." (DIRCURSO LEÍDO EN LA ENTREGA DEL PREMIO CERVANTES). 
Cuenta el escritor en una entrevista publicada en el País (23-04-13), que su héroe infantil fue Flash Gordon; sin embargo, serían los textos y,aún más,la vida del romántico Espronceda y los poemas de Juan Ramón Jiménez los caminos que le llevarían a sentir el latido del escritor.
Recordamos aquí algunas sus obras: Las adivinaciones, La noche no tiene paredesÁgata ojos de gato; obra, esta última, de la que dice sentirse especialmente satisfecho.En ellas destaca el cuidado de la palabra, que según el poeta ha de servir " para recrear las realidad, no para suplantarla".Caballero Bonald reconoce que "escribir poesía le ha servido para mantenerse joven".

¡Larga vida a nuestro creador José Manuel Caballero Bonald!

ASPIRACIÓN A LA ALEGRÍA


En mi aposento, asaltado a veces
por el hosco lebrel
de la esperanza, palpando
entre mis manos su vaho turbador,
juzgo ahora
mi propia aspiración a la alegría.

¿Podrá existir (digo en la noche)
una palabra, la única
sobreviviente, donde pueda
almacenar mis sueños, defenderlos
de toda vanidad, irlos
purificando en mi interior
tiranía callada, reagruparlos
en una misma fuente igualatoria?

Pero estoy solo frente
al llamamiento del mundo: amo
su fundación, vigilo
sus mudanzas, trabajo cada día
en las contestaciones
de mi propia experiencia, junto
mi vida en  un papel.
          Y las palabras,
al borde de ser dichas, próximas
ya a mi sueño, pretenden
suplantarme: soy el azar
que se traduce en vano. (Nadie
puede ser el espejo de sí mismo.)

Feliz aquel que nunca 
puso nombre a su vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario